¿QUÉ DEBO SABER SI QUIERO COMPRAR UNA PROPIEDAD EN MALLORCA?

Hace un tiempo, tuve una conversación con un cliente extranjero que pensaba en su jubilación y quería retirarse en Mallorca. Tenía el sueño de comprar un pequeño terreno con una casa de campo que había visto cerca de la montaña. Su pregunta, como es la pregunta normal que escucho de los posibles compradores extranjeros, «¿Qué piensas? ¿Crees que puedo comprarlo?» A lo que respondí: «Sí, parece una gran idea, pero ¿sabe lo que está comprando? Y sobre todo, ¿qué quiere hacer con la casa?»
Viendo su expresión, continué: «Comprar y vender una casa es simple. Es como comprar cualquier cosa. Pero cuando se compra una casa rústica, hay que tener en cuenta cuatro aspectos:

  1. Pregúntese si lo que quiere comprar es para una residencia principal o secundaria (que suele ser el caso más típico) o si quiere comprar y tener una propiedad turística de alquiler para obtener ingresos adicionales. Muchas de las casas rústicas no están zonificadas ni tienen licencia para alquileres de vacaciones. Ese permiso varía según la jurisdicción o la zona de la isla.
  2. Compruebe si la casa es legal o no. Las casas rústicas pueden darle más problemas que felicidad si no se elige correctamente. El principal problema es que, en Mallorca, es raro ver casas en Rústico que sean completamente legales. Hasta hace unos años, las regulaciones legales no se aplicaban rigurosamente, es necesario entender que deben tener una licencia de construcción y no depender únicamente de los detalles en el catastro y el registro de la propiedad. Para ello le sugerí que empezara por saber dónde estaba la casa, en qué tipo de terreno se encontraba, comprobando si tenía o no licencia de construcción, si tenía suministros (agua y electricidad), si tenía algún antecedente de infracción por alguna construcción ilegal y entonces veríamos el catastro y el registro de la propiedad.

La obtención de la documentación de la casa no suele ser un proceso rápido ya que la mayoría de los documentos tienen que ser solicitados al Ayuntamiento y puede llevar entre dos y tres semanas.

3.Si la casa cumple con nuestros requisitos, el siguiente paso es asegurar la compra mediante la firma de un contrato de opción de compra. En dicho contrato, ambas partes acuerdan la venta de la propiedad, por un precio, dentro del plazo acordado y el 10% del precio de venta se suele pagar por adelantado. De esta manera, el Vendedor acepta vender la casa y el Comprador adquiere el derecho a comprar la casa. Cuando el comprador esté listo para proceder a la compra final, notificará al Vendedor dentro del plazo acordado.

En cuanto al plazo, le sugerí que pusiera entre tres y cuatro meses para terminar de tramitar la documentación y solicitar, en su caso, la hipoteca a un banco español. Obviamente, acordar un plazo no implica firmarlo el último día del contrato, sino tener un plazo suficiente para tramitar todo correctamente.

4.Finalmente, una vez obtenida la financiación, el último paso es acudir al notario, otorgar la escritura pública de compraventa, pagar el impuesto de transmisiones patrimoniales y presentarlo en el registro de la propiedad para que la propiedad quede registrada a su nombre.

Al final, el proceso de compra le pareció bastante claro al cliente. Sin embargo, le reiteré que lo más importante era tener claro para qué quería la casa (para vivir o alquilar) y, sobre todo, su legalidad.

Creo que todos estaremos de acuerdo en que el propósito de comprar una segunda casa es estar tranquilo y no tener problemas con la administración. Nuestro cliente tenía claras sus intenciones y entendía el proceso de adquisición de su nueva propiedad. La casa se ajustó a sus necesidades y, ahora, vive tranquilamente. Pero antes de comprarla, sabía exactamente lo que estaba comprando y lo que podía hacer con la casa.

Si tiene alguna pregunta o está interesado en una propiedad específica, por favor contácteme en xavier@sbert-jaume.com o en el +34 669334565 para que pueda ayudarle.